Tomado de el Heraldo. Tal vez sea el calendario, que rezaga la fecha a situarse apenas 15 días después del barullo generalizado de los festejos del 20 de Julio. Quizás sea desconocimiento, pues enfrentarse a los hechos históricos que hablan del florero de Llorente, la Patria Boba y la Batalla de Boyacá, en un lapso de menos de una década, puede confundir.

Lo cierto es que aunque la Declaración de Independencia de Colombia se firmó un 20 de Julio de 1810, el hecho definitivo que selló la libertad de nuestra patria solo tuvo lugar nueve años después, cuando Simón Bolívar, en el Puente de Boyacá, libró la batalla decisiva que garantizó el éxito de la Campaña Libertadora de Nueva Granada. El 7 de Agosto de 1819.

El Libertador sigue ocupando una de las páginas más importantes de la historia de nuestro país, incluso, por el heroico acto del ejército que comandó, hoy se celebra el día de esta fuerza armada, pero la gesta que protagonizó se ha desdibujado a través del tiempo, pues son muchos los que no diferencian los hechos: el primer Grito de Independencia del verdadero hecho libertario.

Por todo el despliegue publicitario que ha supuesto  la conmemoración del Grito de Independencia del 20 de Julio, sobre todo desde el 2010, en el bicentenario de este hito, muchos han tomado esta fecha como referente para establecerla como el momento en que el Nuevo Reino de Granada superó el yugo español. Sin embargo, ese día apenas se empezaría escribir la historia de la emancipación nacional. Luego vendría la Patria Boba, la lucha por el poder entre los centralistas y los federalistas, que terminó en la Reconquista Española. Por eso, la Batalla de Boyacá fue trascendental para recuperar la independencia perdida.

¿Por qué, entonces, el 7 de Agosto no se toma como fecha central?, es la pregunta de algunos. El 20 de Julio, por la firma del Acta de Independencia, sigue tomando más relevancia. Roberto González, profesor del departamento de Historia y Cs. Sociales de Uninorte, sostiene que, además, “las independencias en América Latina fueron en la primera década del siglo XIX, inspiradas en la famosa Constitución de Cádiz, y tal vez por ser el primer Grito, el primer momento, el  hito que propició la Independencia se recuerda como un hecho muy osado. Fue una ola continental de rebeldía”.

En el sendero marcado para conmemorar las fechas históricas, se trazó, pues, un inicio, mas no el final. Álex Quintero, profesor de ciencias sociales de la Institución Educativa N° 10 sede Rodolfo Morales, de La Guajira, explica que “el 7 de Agosto fue el final de un proceso. Fue un movimiento que comenzó con el Grito de Independencia y terminó nueve años después. En el país, se plantea como algo más importante el 20 de Julio porque es el inicio del proceso. Se celebra el inicio de un proceso, el punto de partida, pero el final no es una celebración, sino una conmemoración”.

¿por qué se ha olvidado?. La forma cómo se aborda la historia desde la educación es, quizás, lo más  preocupante. María Victoria Cuevas, docente de la Institución Educativa Distrital José Martí, señala que “en los libros, en los textos educativos, se le da más importancia al 20 de Julio que al 7 de Agosto porque este supone volver a hacer lo que se había hecho antes. Los libros de historia muy poco se centran en el 7 de Agosto, y solo dicen que se libró la Batalla  de Boyacá, pero no dicen por qué se libró esta ni mencionan la palabra Independencia”.

El Proyecto Educativo Institucional de los colegios es también para analizar. El profesor González afirma que es grave “la ausencia de la obligatoriedad de la enseñanza de historia en la educación media en Colombia, hecho que tiene alrededor 20 años. Ese vacío de la enseñanza histórica nos ha puesto en lugar desafortunado porque es de libre albedrío lo que dicta qué se enseña  y qué no. La  noción que tienen los jóvenes de su propia historia es muy difusa porque los contenidos no son obligatorios”.

Hay, entonces, una lección para rescatar, y por supuesto, para conmemorar.

Por Andrea Jiménez J

Publicado con WordPress para BlackBerry.

Anuncios

Acerca de kenyam B

Soy Administradora Pública.dedicada a la proyección de Políticas Públicas y desarrollo social en Municipios. Creo en la participación Ciudadana como expresión para el mejoramiento, vigilancia y control de los recursos en la administración Pública. Entiendo que los ciudadanos somos responsables del destino de nuestros pueblos, cuando no tomamos conciencia en la elección de nuestros representantes ante cualquier cargo de elección popular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s