Monos

Revocan permiso a Patarroyo para usar monos en lucha contra la malaria

REDACCIÓN VIDA DE HOY . El científico habría traído sin permiso al país monos originarios de Brasil y Perú para estudiarlos.

El Tribunal Administrativo de Cundinamarca ordenó este miércoles revocar al científico Manuel Elkin Patarroyo los permisos que tenía vigentes hasta el 2015 para la caza científica de 4.000 monos nocturnos y que el investigador usa para el desarrollo de la vacuna contra la malaria.

Los magistrados del Tribunal respondieron a una acción popular tramitada por Gabriel Vanegas y Ángela Maldonado, directora de la fundación Entrópika, en junio del año pasado.

El fallo también condena al Ministerio de Ambiente y a la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Sur de la Amazonia (Corpoamazonia) por desconocer los controles de estudio y caza científica de los primates que usa Patarroyo a través de la Fundación Instituto de Inmunología de Colombia (Fidic), con lo que desprotegieron los ecosistemas.

Esto a pesar de los compromisos internacionales adquiridos por Colombia al suscribir y ratificar la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas, de Fauna y Flora Silvestre (Cites).

El Ministerio de Ambiente y Corpoamazonia, dicen los magistrados, no tuvieron en cuenta que la especie de primate Aotus nancymaae (con distribución natural en Perú y Brasil y que son usados para el análisis de la malaria) no era originaria de Colombia y, por ende, Patarroyo necesitaba permisos de importación en caso de que algunos ejemplares estudiados de la especie llegaran a Colombia desde esos países vecinos.

El científico aprovechó que estos animales viven en una zona fronteriza para introducirlos a Colombia sin autorización y crear una población ‘artificial’ con la que justificó que también eran nacionales. La denuncia está respaldada por investigaciones y censos hechos por la fundación Entrópika.

El Tribunal también cuestionó el hecho de que el Ministerio hubiera cerrado la investigación disciplinaria y ambiental que por estos hechos se adelantaba contra la Fundación Instituto de Inmunología de Colombia (Fidic), y por ende contra Patarroyo, investigación que empezó en agosto de 2008 y culminó en junio de 2009 sin detectar las irregularidades.

El cierre de esa investigación tampoco respetó el artículo IV de la Cites, que reglamenta el comercio de especies que, si bien no están en vía de extinción, es necesario que su comercio sea restringido para evitar someterlas a algún riesgo.

Según el fallo, las anomalías en los permisos concedidos a Patarroyo se remontan a 1984. Desde entonces “se han concedido de manera irregular y en contravía del régimen de obligaciones y prohibiciones generales sobre fauna silvestre establecidas en el Código de Recursos Naturales”.

La Procuraduría deberá iniciar acciones disciplinarias contra los funcionarios del Ministerio de Ambiente involucrados con este caso. Esa cartera tendrá un plazo de tres meses para expedir la reglamentación de tarifas por uso y aprovechamiento de recursos naturales renovables.

REDACCIÓN VIDA DE HOY- El tiempo.

Publicado con WordPress para BlackBerry.

Anuncios

Acerca de kenyam B

Soy Administradora Pública.dedicada a la proyección de Políticas Públicas y desarrollo social en Municipios. Creo en la participación Ciudadana como expresión para el mejoramiento, vigilancia y control de los recursos en la administración Pública. Entiendo que los ciudadanos somos responsables del destino de nuestros pueblos, cuando no tomamos conciencia en la elección de nuestros representantes ante cualquier cargo de elección popular.

»

  1. user dice:

    Quien es el autor de este articulo?

  2. gold account dice:

    Los magistrados del Tribunal respondieron a una acción popular tramitada por Gabriel Vanegas y Ángela Maldonado, directora de la fundación Entrópika, en junio del año pasado.

  3. Ángela Maldonado es directora científica de la Fundación Entropika, entidad establecida desde el 2007 por un grupo de conservacionistas de diferentes campos de investigación, viene trabajando en zonas como el Parque Nacional Amacayacu, en el sur de la Amazonía colombiana, teniendo como objetivo contribuir a la conservación a largo plazo de la biodiversidad tropical mediante la facilitación de proyectos locales liderados por las comunidades locales, y el establecimiento de programas de educación e investigación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s