Nelson Mandela pasó 27 años en prisión por su lucha contra el Apartheid. Tras la abolición del sistema de discriminación racial, se convirtió en el primer presidente negro de la nación africana (1994- 1999), un país que se había hecho tristemente célebre en el mundo por su regímen abiertamente racista. Ahora celebra su cumpleaños en medio de la euforia y la fiesta de los habitantes de Qunu que han tomado cada 18 de julio como ‘El día de Mandela’ desde 2009, en parte gracias a los esfuerzos de la fundación del Premio Nobel de la Paz en 1993.

Desde su juventud, Mandela dedicó su vida a la lucha

contra el racismo. En 1944, tras licenciarse en la universidad, fundó la Liga Juvenil del ANC, junto a otros históricos dirigentes, como Oliver Tambo y Walter Sisulu. Mandela fue uno de los primeros activistas negros que defendieron la resistencia armada contra el ‘apartheid’, lo cual derivó en 1961 en la creación del brazo armado del ANC, Umkhonto we Sizwe (La Lanza de la Nación). No obstante, ‘Madiba’ no dejó de recordar en todo momento que la lucha armada debía ser siempre “la última alternativa”.

Su ejemplo se propaga

La ONU ha pedido a los ciudadanos de todo el mundo que dediquen 67 minutos de su tiempo a algún servicio a su comunidad, un minuto por cada año que el líder sudafricano Nelson Mandela ha servido a la humanidad. El llamamiento de la ONU al servicio público forma parte de una campaña de la Fundación Mandela para reconocer sus contribuciones como abogado de derechos humanos, adalid de la libertad, prisionero político, mediador de paz, y primer presidente electo democráticamente de Sudáfrica. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, instó a emular a Mandela para cambiar al mundo y hacerlo un mejor lugar para todos. “Juntos podemos ayudar a la gente a alcanzar la dignidad y libertad a la que tiene derecho desde que nace”, dijo Ban. Consideró que “esa es la mejor forma de desearle un feliz 93 cumpleaños a Nelson Mandela y es la mejor manera de agradecerle por ser una fuente tan grande de inspiración”.

Amigo de su carcelero

Su antigua esposa, Winnie Madikizela-Mandela, su hija Zindzi Mandela y viejos militantes de la lucha contra el ‘apartheid’ forman parte de su familia más cercana y ninguno de ellos le ha abandonado nunca. Sin embargo, choca más que tenga una buena relación con uno de sus carceleros, Christo Brand, con quien el histórico dirigente negro había entablado una muy estrecha amistad en el penal de Robben Island.

Su legado

El presidente de la Asamblea General de la ONU, el suizo Joseph Deiss, ha incidido por el aniversario del exmandatario que que “la filosofía de Nelson Mandela es que hagamos un mundo mejor, justo y pacífico”. “Su voluntad de movilización conmueve nuestras vidas y, sobre todo, su lucha contra las enfermedades como el sida, para combatir la pobreza, su determinación para promover la enseñanza de calidad y su amor a los niños”.

Éstas pueden ser consideradas parte de su legado que deja a Sudáfrica y que traspasa fronteras.

Durante sus 27 años de presidio –que incluyeron, en 1969, un desconocido intento de fuga organizado por el servicio secreto sudafricano que pretendía aprovechar su evasión para asesinarlo–, Mandela sufrió unas durísimas condiciones carcelarias a causa de su condición de preso político y de un sistema penitenciario que mantenía la segregación racial también en las celdas. Pero en todo ese tiempo, Mandela se convirtió desde su prisión en el símbolo internacional de la lucha contra el ‘apartheid’. En 1989, De Klerk sucedió en la Presidencia al racista confeso Pieter Willem Botha.

Con el nuevo presidente –que pertenecía al mismo partido que su predecesor–, comenzó un proceso democratizador cuyos momentos más simbólicos fueron la liberación de Mandela y su nombramiento como primer presidente negro de Sudáfrica, en mayo de 1994. Una de sus primeras medidas fue la formación de la Comisión para la Verdad y la Reconciliación, con la misión de investigar los crímenes cometidos por todas las partes enfrentadas durante el régimen del ‘apartheid’.

El expresidente Mandela se reunió el pasado mes de junio con la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, en su residencia de Johannesburgo, con motivo de su gira africana. La Casa Blanca consideró, en ese momento, que el encuentro serviría para “construir una unión entre la administración Obama y la próxima generación de líderes africanos”.

En este sentido, el consejero presidencial Ben Rhodes señaló que el viaje de la primera dama “conecta con los objetivos del presidente (Barack Obama) de avanzar en la democracia en África”, ya que “el desarrollo democrático, la salud y la seguridad” en este continente “afecta al futuro de Estados Unidos”.Tomado de :http://noticias.latam.msn.com

Anuncios

Acerca de kenyam B

Soy Administradora Pública.dedicada a la proyección de Políticas Públicas y desarrollo social en Municipios. Creo en la participación Ciudadana como expresión para el mejoramiento, vigilancia y control de los recursos en la administración Pública. Entiendo que los ciudadanos somos responsables del destino de nuestros pueblos, cuando no tomamos conciencia en la elección de nuestros representantes ante cualquier cargo de elección popular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s