Un joven no podía dejar de querer saber si “Dios aun habla con las personas”, el salió para tomar un cafe con varios amigos y allí de formas diversas ellos hablaban como Dios había conducido sus vidas de maneras tan diferentes. Terminada la reunión el joven se despidió de sus amigos y comenzó a dirigirse a su casa.

 Sentado en su automóvil, comenzó a pedir: “Dios! Si aun hablas con las personas, habla conmigo. Yo te escuchare. Haré todo para obedecerte”. Mientras conducía por la avenida principal de la ciudad, tuvo un pensamiento muy extraño, como si una voz hablase dentro de su cabeza: “Para y compra un litro de leche”. El movió su cabeza y dijo en alto: “Dios, eres tu Señor?”. No obtuvo respuesta y continuo dirigiéndose para su casa. Sin embargo, nuevamente, surgió el pensamiento: “Compra un litro de leche”. El joven pensó en Samuel y como el no reconoció la voz de Dios, y como Samuel corrió hacia El. “Muy bien, Dios! En caso de ser el Señor, voy a comprar la leche”.

 Esto no parece ser una prueba de obediencia muy difícil.” Total, el podría también usar la leche.ra en  Así que paro, compro la leche y reinicio su camino a casa. Cuando pasaba por la séptima avenida, nuevamente sintió un pedido: “Gira hacia aquella calle”. Esto es una locura, pensó, y paso de largo el retorno. Nuevamente sintió que debería haber girado en la séptima avenida. En el siguiente retorno, el giro y se dirigió por la séptima avenida. Medio bromeando, dijo en voz alta: “Muy bien, Dios. Lo haré”. Siguió avanzando por algunas cuadras cuando de repente sintió que debía parar.

Se detuvo y miro a su alrededor. Era un área mixta comercial y residencial. No era la mejor área, mas también no era la peor de la vecindad. Los establecimientos estaban cerrados y la mayoría de las casas estaban a oscuras, como si las personas ya se hubiesen ido a dormir, excepto una del otro lado de la calle, y que estaba cerca. Nuevamente, sintió algo, “Ve y dale la leche a las personas que están en aquella casa del otro lado de la calle”.

El joven mira la casa. Comenzó a abrir la puerta del automóvil, pero se volvió a sentar. “Señor, esto es una locura. ¿Cómo puedo ir a una casa extraña en medio de la noche?”. Una vez mas, sintió que debería ir a dar la leche. Finalmente, abrió la puerta, “Muy bien, Dios, si eres el Señor, iré y entregare la leche a aquellas personas. Si el Señor quiere que yo parezca un idiota, muy bien. Yo quiero ser obediente. Pienso que esto va a contar para algo; sin embargo, si ellos no responden inmediatamente, me iré en el mismo acto”. Atravesó la calle y toco la campanilla. Pudo oír un barullo viniendo desde dentro, parecido al llanto de una criatura. La voz de un hombre sonó alto: ¿Quién esta allí?, ¿Que quiere?”. La puerta se abrió antes que el joven pudiese huir. De pie, estaba un hombre vestido de jeans y camiseta y no parecía feliz de ver a un desconocido de pie en su casa. ¿Que pasa? “. El joven le entrego la botella de leche. “Compre esto para ustedes”. El hombre toma la leche y corrió adentro hablando alto. Después, una mujer pasa por el corredor cargando la leche en dirección a la cocina. El hombre la seguía sosteniendo en brazos una criatura que lloraba. Lagrimas corrían por el rostro del hombre y luego comenzó a hablar, medio sollozando: “Nosotros oramos. Teníamos muchas cuentas que pagar este mes y nuestro dinero se había acabado. No teníamos mas leche para nuestro bebe. Apenas rece, le pedí a Dios que me mostrase una manera de conseguir leche”. Su esposa grita desde la cocina: “Pedí a Dios que me mandara un ángel con un poco…?, ¿Ud. es un ángel? El joven tomo su cartera y saco todo el dinero que había en ella y lo coloco en las manos del hombre. Se dio media vuelta y se fue a su vehículo, mientras las lagrimas corrían por sus mejillas. El experimento que Dios todavía responde los pedidos justos y verdaderos.

REFLEXION: Esta ilustración tiene doble lección, muchas veces nosotros somos como Tomas el apóstol que no creemos en la voz de Dios hasta que la sentimos, muchas veces Dios nos habla y por no pensar que nuestros amigos nos pueden llamar locos no le hacemos caso, la otra lección es que siempre tenemos que tener la voluntad de Dios y es de ayudar a nuestros hermanos necesitados y recordar la palabras de Dios El no miente.

Anuncios

Acerca de kenyam B

Soy Administradora Pública.dedicada a la proyección de Políticas Públicas y desarrollo social en Municipios. Creo en la participación Ciudadana como expresión para el mejoramiento, vigilancia y control de los recursos en la administración Pública. Entiendo que los ciudadanos somos responsables del destino de nuestros pueblos, cuando no tomamos conciencia en la elección de nuestros representantes ante cualquier cargo de elección popular.

»

  1. La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

  2. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com:  Un joven no podía dejar de querer saber si “Dios aun habla con las personas”, el salió para tomar un cafe con varios amigos y allí de formas diversas ellos hablaban como Dios había conducido sus vidas de maneras ta……

  3. Camilo José Polo Rodriguez dice:

    Gracias Kenny

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s